Volvamos a devolver el casco

Es una de las ideas que me han surgido estos días donde he estado sin ordenador y no sé si por desgracia sin móvil, (jugando con mi perro Migus, extravié el móvil en la playa).

 

La primera experiencia con Migus, en la playa fue muy satisfactoria, era la primera vez que conocía el mar, y de bote pronto se topó con las playas del Campo de Gibraltar saludando al océano Atlántico.

DSC02742 DSC02744

Solamente en la primera mañana (en torno a las siete de la mañana), recogí siete botellas de plástico, en una bolsa de plástico que llevaba, de una de las playas de Tarifa, en Cádiz. Y esto me causaba tristeza, no por recoger esos residuos de plástico y devolverlos al contenedor de residuos adecuado, que se encontraba en la zona de parking.

 

Justamente en la playa de los Lances en Tarifa, se encuentra una reserva natural, con un pasillo de madera, donde la personas salen a caminar, a correr, y a veces daba pena como entre las plantas se encontraba siempre algún residuo plástico, que a veces personas concienciadas recogían.

DSC02716

 

Días más tarde entre Bárbate y Caños de Meca hay una reserva preciosa de pinos autóctonos, y unos acantilados que sencillamente recomiendo hacer la ruta. La zona esta declarada reserva natural u otra denominación de interés medioambiental que ahora no recuerdo bien, justamente cuando llegamos a los acantilados, e ibas a tirar una foto, te encontrabas alguna botella de plástico tirada entre las plantas.

 

Una mañana que había mucho levante en la zona, decidimos sacar a Migus por Algeciras, (donde tenemos el cuartel general para descansar, el resto del día siempre estamos trasteando por la comarca, de allá para acá … ), paseando por la bahía hasta llegar a la playa del Rinconcillo. Aquella experiencia sinceramente me dejó sin palabras, lastima que no pueda mostrar ningún video, (extravié el móvil jugando con Migus). Bolsas, botellas de plástico, restos de botellón, papel de aluminio, papel higiénico, compresas, sombrillas viejas abandonadas, sillas de plástico abandonadas, botellas de cristal, y demás residuos abandonados al libre albedrio. Lo más curioso es que al fondo había cubos cada diez metros. Cada diez pasos el ayuntamiento de Algeciras tiene depositados cubos de basura para que los usuarios de las playas depositen sus residuos, pero son los mismos usuarios los que pasan de utilizarlos. Sencillamente aquella mañana me llevó la mala ostia. Perdonad la expresión, pero es que resultaba patético. Es la playa donde he pasado la infancia, y verla de esa manera, es triste.

 

Lo más patético que me sucedió fue una tarde en una playa de Tarifa, siempre llegábamos a última hora de la tarde y nos íbamos a uno de los extremos de la playa, para estar separados de las personas y que Migus pudiera disfrutar y jugar sin que a nadie le causara malestar. Siempre a última hora aparecen más perritos y día tras día, Migus iba haciendo sus amiguitos. Pues bien una tarde asoma una perra doverman con unos niños y su dueño que se acerca a conocer a Migus, mientras están jugando a la perrita se la ocurre hacer caca en la arena de playa, y el dueño de esta lo tapa con la arena de la playa, yo le sugiero que tengo bolsas de plástico recoge cacas de perros y el dueño me agradece que le regale una. Me comenta que así no fomentamos que los demás nos critiquen por no recoger los excrementos de nuestras mascotas. Cuando al final ambos perros pasan el uno del otro, el dueño de la perra decide marcharse llevándose su bolsita de excrementos. Y no pasan unos minutos cuando a lo lejos veo al mismo fulano cavando un hoyo en la arena para tapar la bolsita de plástico con los excrementos de su perra y así no cargar con ellos. ¿Puede alguien explicarme todos esos comportamientos?

DSC02684

 

A veces pienso que en alguna zonas de España, las personas son unas privilegiadas por sencillamente estar viviendo donde están viviendo, y una de esas zonas para mi es la provincia de Cádiz, y el Campo de Gibraltar en particular, lo siento la llevo conmigo todos los días, pero cuando veo estos episodios de abandono, de maltrato ambiental, de dejadez, en algunos de sus habitantes, me llevan a la tristeza.

 

Estoy convencido que esto no se cura con concienciación, sino con dinero, si volviésemos a devolver el casco como se hacia en los años 80, la gente no seria tan puerca, y se pensaría en tirar su propio dinero. Somos de la cultura del dámelo hecho, del usar y tirar donde me de la gana, y no nos acordamos que los mares están llenitos de mierda de plástico, así como sus costas.

 

Ya pueden colocar papeleras y cubos de plástico, que algunas personas indeseables disfrutan arrojando sus residuos en cualquier lugar, y si es en un paraje natural pues más chulo o chula soy.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s